El blog de BUENAS IDEAS

domingo, abril 03, 2005

¡Gracias, Juan Pablo II!

Lo que todos esperábamos con ansiedad, sin desearlo, ha sucedido. Tras largas horas de agonía y de culminación de su sufrimiento Juan Pablo II nos ha dejado para gozar ya para siempre de Dios en el cielo.

Estos días se están haciendo, escribiendo y publicando multitud de consideraciones acerca de su persona y su figura en la historia. Una cantidad ingente de reflexiones motivadas por la personalidad tan rica y variada (en lo humano y en lo sobrenatural) con que Dios le dotó. Una personalidad -decía alguien hace poco- "poliédrica", con muchas facetas y un desarrollo singular.

Queremos desde este lugar unirnos a tantas personas de todo el mundo expresando el sentimiento que es, está siendo y será el más frecuente, en estas jornadas de pena y dolor pero dentro de una alegría gozosa: el agradecimiento.

Gracias, Juan Pablo II, por tu entrega.
Gracias por tu sacrificio,
gracias por tu ejemplo de firmeza y coherencia,
gracias por tu cariño, tu acogida y simpatía,
gracias por tu defensa de la vida,
gracias por tu defensa de la familia,
gracias por tu defensa de la paz,
gracias por tu defensa de la libertad y de los derechos humanos,
gracias por mantener la doctrina y enseñanza de Jesucristo y su Iglesia,
gracias por todas tus palabras transmitidas en tantos medios (cartas, mensajes, etc.),
gracias por tu preocupación por los más necesitados,
gracias por tu amor a los jóvenes,
gracias por las JMJ,
gracias porque te hemos conocido y hemos estado contigo durante 26 años,
gracias por tu amor a la Virgen.
Muchas gracias por tu santidad y por tu ejemplo.

Comentarios: 1

  • En mayo de 1992 tuve la suerte de poder estar unos instantes con el Papa. Entonces tenía 10 años. "Piccolo Bambino", fue lo que me dijo, después de indicarle a un guardia de seguridad que me dejara acercarme a él, para darme un abrazo cariñosísimo. Es un pequeño gesto, quizá muy repetido a lo largo de estos años como Papa. Pero para mí fue "el momento". Gracias por tu cariño, Juan Pablo. ¡Qué suerte poder contar con alguien muy cercano intercediendo desde el Cielo!

    Por Anonymous Anónimo, el 8:01 p. m.  



Deja un comentario

<< INICIO del blog

<<Ir a la web